OO

Erika Hock

16 Enero - 06 Marzo, 2020

Texto

Desde sus pupilas de luz, dos círculos miran fijamente al espectador, dando título a la primera exposición de la artista Erika Hock en L21 Gallery.

La serie de esculturas que presenta, algunas de ellas de nueva creación, destaca por la sutileza de las formas en el espacio, la luz como material escultórico y la armonía del color.

Una silla en la que no es posible sentarse nos sugiere posturas corporales imposibles, o al menos realmente incómodas. La forma ideal y anónima, las instrucciones de Ikea, el eterno molde de la producción en serie… en definitiva, la idea platónica de silla es retorcida en estos trabajos de Hock, que toman como referencia el fotoensayo “Seeking Comfort in an Uncomfortable Chair” (1944) del diseñador italiano Bruno Munari. “Uno vuelve a casa cansado después de haber trabajado todo el día y encuentra una silla incómoda…” iniciaba así la también incómoda pregunta por el equilibrio entre estética y funcionalidad en el diseño de mobiliario, una cuestión a la cual el arte puede responder con libertad.

Desde este retorcimiento de la idea de silla, mesa o lámpara, Hock nos habla en un lenguaje alejado de las ataduras de la funcionalidad, sobre la relación con el espacio y la constante interacción del cuerpo con los objetos cotidianos. Igual que Munari, podríamos intentar acomodarnos mentalmente de muchas maneras distintas, explorar el campo de posibilidades abiertas en estos trabajos de la artista ante la atenta mirada de unos ojos cuya curiosidad no se apaga.

El trabajo de Hock se caracteriza por el fluido cruce entre elementos escultóricos y arquitectónicos, así como por un reciente y extenso interés por los tapices y muebles que investigan los puntos de encuentro entre la historia, la sociedad y la cultura.

 

 

Erika Hock (Dschangi, Kirguistán,1981) ha formado parte de exposiciones colectivas
como A-Scene III, en Wiels, Bruselas, Skulptur en Produzentengalerie, Hamburgo, así
como de exposiciones individuales como Salon Tactile en COSAR HMT, Düsseldorf,
The Phantom Table en Sofie Van de Velde, Amberes, The People’s Cinema en la
Salzburger Kunstverein, Salzburgo, What Bananas Say en la Salzburger Kunstverein,
Salzburgo, o The Seamstress, Her Mistress, the Mason and the Thief en la Galería
Tenderpixel, Londres