LENGUAJE (PRÓLOGO)

LENGUAJE (PRÓLOGO)

Joan Morey

17 - 18 Septiembre, 2016

Texto

Con motivo de la clausura de L21 en calle Sant Martí presentamos LENGUAJE, una propuesta específica de Joan Morey con la colaboración especial de Baal Dansa. A su vez esta performance sirve como prólogo de la exposición colectiva de título homónimo que la galería realizará en diciembre en su recién inaugurado espacio situado en el Polígono Industrial de Son Castelló.

LENGUAJE (Prólogo) es una performance centrada en el estudio del cuerpo en la escultura y su “traducción” al medio vivo de la performance. Trazando puentes conceptuales entre la antigüedad clásica, la modernidad y la posmodernidad, el proyecto evita la utilización de parámetros historiográficos y adopta una actitud crítica frente a la (re)presentación del cuerpo a lo largo de la historia del arte.

«Mi cuerpo se mantiene soportando la realidad». The mind is a muscle (1967). Yvonne Rainer
«Lo privado es público y el cuerpo es el escenario. (…) es el espacio propio, un espacio de libertad, es también un instrumento político, pero cotidiano, biopolítico». CIELO (sin publicar, 2013). David G. Torres

«Cuando la vida pública ha alcanzado un estadio en que el pensamiento se transforma ineluctablemente en una mercancía y en que el lenguaje no es más que un medio de promoción de esta mercancía, el intento de desnudar semejante depravación debe rehusarse a obedecer a las exigencias lingüísticas y teóricas actuales antes de que sus consecuencias históricas vuelvan dicho intento totalmente imposible». Dialéctica de la Ilustración. Fragmentos filosóficos (1944). Theodor Adorno y Max Horkheimer

La trayectoria de Joan Morey (Mallorca, 1972) reúne un conjunto de trabajos sobre el lenguaje, el espacio y el poder que principalmente utilizan la performance como medio de expresión artística y el cuerpo (del intérprete) como objeto de ventriloquia. LENGUAJE supone un giro lingüístico respecto a obras anteriores al prescindir de ciertos procedimientos habituales en su forma de trabajo, como son el uso de la voz o del texto para el desarrollo de sus proyectos.

La performance LENGUAJE adopta un conjunto de reglas metodológicas a partir de “No Manifesto” (1965) de la coreógrafa, bailarina y filmmaker americana Yvonne Rainer, cuyo objetivo fue revolucionar la danza y reducirla a sus elementos esenciales. Una restricción a componentes básicos se aplica ahora a la práctica artística de Joan Morey que, en un ejercicio de “vaciado de contenido”, presenta en primer plano uno de los pilares fundamentales en el lenguaje de la performance: el cuerpo.
LENGUAJE se articula a través del cuerpo del performer utilizado como materia o canal de comunicación, intensificando su presencia por medio de un vínculo directo con el clasicismo escultórico (cuya primacía absoluta es la representación del cuerpo humano desnudo) y con la danza postmoderna (que enfatizó el uso de la improvisación frente a la técnica, forma y contenido). El “cuerpo” se muestra inactivo dentro del espacio de la galería, convertida aquí en una especie de diorama más propio de los museos de historia natural.

 

La performance LENGUAJE se orquesta mediante la estrecha colaboración con Baal Dansa, formada por Catalina Carrasco y Gaspar Morey, que no solamente son los responsables de ejecutar la obra sino de presentar por primera vez en Mallorca este nuevo procedimiento de trabajo auto-impuesto. Una metodología que desplaza al artista al margen de la acción y que conduce tanto a intérprete como a espectador a confrontar el espacio de representación del cuerpo con la idea de un “cuerpo-máquina” que se convierte en fuerza útil cuando es a la vez cuerpo productivo y cuerpo sometido.

 

LENGUAJE utiliza como leitmotiv un único canon estético procedente del clasicismo escultórico greco-romano: el contrapposto o chiasmo. Esta forma de representación designa la oposición armónica de las distintas partes del cuerpo de la figura humana, lo que proporciona cierto movimiento y contribuye a romper la ley de la frontalidad. El contrapposto se utilizó en la escultura para dar sensación de movimiento, justamente todo lo contrario a las bases de este proyecto, que cuenta con profesionales de la danza a los que se les niega la movilidad en el instante de ejecutar la acción. De la intersección entre disciplinas, de tales contradicciones y de la experimentación colaborativa arranca un engranaje que vislumbra las topologías del cuerpo desde el fondo de la historia occidental.

 

Paralelamente, LENGUAJE toma como punto de partida la conferencia radiofónica “El cuerpo utópico” (1966), en la que Michel Foucault ofrece un análisis del cuerpo que parte del contraste entre la presencia implacable y familiar del cuerpo propio y el cuerpo transformado, el “cuerpo sin cuerpo”, que es el actor principal de todas las utopías.

De este modo, y a grandes rasgos, LENGUAJE (Prólogo) reabre un debate sobre la concepción del cuerpo contemporáneo y su presencia en las artes figurativas, de entre ellas la performance, invitando al espectador a ahondar en la comprensión de la experiencia utópica del cuerpo ya sea desde la simple presencia del mismo, de su ocupación matérica del espacio, de su construcción física y morfología, su consciencia de sí o de una provocada (im)producción poética.

JOAN MOREY (Mallorca, 1972)
Su trabajo artístico se desarrolla en diferentes medios y soportes (desde acciones realizadas en directo y su registro audiovisual a piezas de sonido, video, instalación u obra gráfica) aunque principalmente explora el lenguaje de la performance. Generar acontecimientos (a través de actores o intérpretes), puestas en escena o mise en scènes (desde aspectos propios de la producción teatral o cinematográfica) o intervenciones específicas (partiendo del lugar o contexto que alberga la obra) le sirven para construir situaciones en las que uno o varios intérpretes se someten a un rígido sistema de instrucciones o normas (esquemas coreográficos, patrones de interpretación, impedimentos motrices y otros recursos disciplinarios) acompañado de un conjunto de condiciones psicológicas, históricas y sociales. Estas reglas también son desplazadas al rol que la audiencia desempeña en los proyectos.

BAAL DANSA. CATALINA CARRASCO (Mallorca, 1976) y GASPAR MOREY (Essen, 1971).
Con una fresca y peculiar mirada hacia la danza la compañía Baal se desliga de los convencionalismos para articular su propio lenguaje e investigar cómo establecer nuevos diálogos con el público y la tecnología. Se encuentran en un espacio de tránsito que denominan Transdanza,“Trans = a través, más allá”. Sin clasificación pero con identidad su trabajo está lleno de líneas transversales que unen puntos en común para crear un lugar transfronterizo, un espacio translúcido. Mediante un lenguaje que no obedece a la normatividad y ansioso de transformar el convencionalismo y el conformismo, exponen cuerpos y seres expresivos más allá del bailarín o el actor, creando espacios biológicos y tecnológicos llenos de transgresión.

Ejecución de la performance: Baal Dansa
Intérprete femenina: Catalina Carrasco
Intérprete masculino: Gaspar Morey
Documentación: John Forest, Rafel Morey
Maquillaje y peluquería: El Salón
Agradecimientos: Tina Codina, Juan Jiménez, Eva Mulet
Producción: L21 Gallery
Joan Morey © 2016